Mitigación de Riesgo en Redes

Una exploración filosófica dentro del mundo de confiabilidad de redes y re-cierres.

comunicado de prensa

Junio 2017
Instalacion rural de un reconectadore NOJA Power en Nueva Gales del Sur, Australia

Instalacion rural de un reconectadore NOJA Power en Nueva Gales del Sur, Australia

Recientemente, uno de los artefactos de esencial importancia para las compañías eléctricas ha sido el centro de escrutinio y juicios equivocados. En un mundo donde la omnipresencia de la salud ocupacional y seguridad trasciende las ambiciones y logros del diario vivir, se presenta una crítica injusta acerca de la capacidad de muchos de nuestros emblemáticos productos eléctricos. En un mundo donde la mitigación del riesgo comienza a superar la practicidad en ingeniería, vale la pena recordar la razón por la cual diseñamos redes en la forma que tradicionalmente se hace. Desde la perspectiva del modesto interruptor y su funcionalidad básica, es importante discutir las funcionalidades de re-cierre automático. Debemos recordar la razón por la cual re-energización fue considerada en primer lugar, cerca de 70 años atrás.

¿A qué se debe que cuando las redes eléctricas fueron diseñadas se dedicó una extraordinaria cantidad de atención a los umbrales de arranque y coordinación de protecciones? Para los extravagantes recursos (y muy bien pagados expertos) debe haber un valor excepcional en tener los ajustes de protección correctos. Pero si la meta de un esquema de protecciones es interrumpir la corriente, ¿cómo podría ser considerado sensato, o incluso cuerdo, cerrar un interruptor al corto tiempo de que ha extinguido la sobre-corriente? ¿Porque consideramos que el re-cierre es de una de importancia fundamental en la operación de redes inteligentes?

La respuesta es muy simple. Al igual que el éxito del Asereje interpretado por Las Ketchup, muchas de las fallas en las redes eléctricas son transitorias. A pesar de lo que un rápido tour por YouTube del creciente catálogo de espectaculares catástrofes en equipos de Alta Tensión pueda indicar, la verdad es que la gran mayoría de estas fallas son transitorias. Es el caso de ramas de vegetación sacudidas por el viento, aves u otros animales impactando conductores aéreos, o ramas de árboles que caen en los conductores. Todos estos eventos temporales pueden ser resueltos por un simple ciclo de interrupción, re-energización e interrupción. Es de esencial importancia recordar porque se diseña, desde tiempos remotos, con base en este principio.

El concepto re-energizar la falla por medio del re-cierre, se asemeja a aplicar físicamente un puntapié a la falla en la línea, proporcionando a la rama la inercia necesaria para retirarla del conductor, o en el peor caso, dando el golpe de gracia a la desafortunada zarigüeya que se atrevió a cruzar desde un punto aterrizado a un conductor energizado. El recierre de un interruptor que está diseñado para manejar fallas temporales de corriente, entrega la máxima oportunidad de rectificar una falla temporal. Si la falla es realmente permanente, el interruptor simplemente se va a bloqueo. Desde el mismo momento que el personal de campo procede a subirse a la camioneta después de la llamada del centro de control, se puede estar tranquilo y confiar en el diseño que entrega la mejor oportunidad a la organización para permanecer en el negocio, y a la vez dando la mayor seguridad para su personal. Después de todo, si realmente fuera una falla seria, la protección de sobre-corriente, tan inteligentemente configurada para bloqueo, no considerará la configuración de recierre y disparará el interruptor directamente a bloqueo.

Lo cierto es que no importa en qué área de la industria eléctrica se encuentre, se necesitan ingresos. La retribución económica solo proviene de una fuente, el cliente final. No es necesario tener un título universitario para entender que, si el suministro de energía se suspende, se pierde dinero. Los apagones altamente costosos, especialmente en economías donde se aplican multas a los proveedores del servicio que fracasan en garantizar confiabilidad. Es también considerable el costo de enviar un grupo de operarios a los extremos de la red, simplemente para encontrar una falla transitoria. Los reconectadores automáticos son una estrategia extremadamente efectiva. Frecuentemente basta con solo un apagón evitado por un reconectador para cubrir el valor del reconectador incluyendo su instalación. Por tal motivo, cuando se considera la seguridad y riesgos, tener un equipo de maniobra que sea robusto y diseñado para manejar sobre-corrientes temporales no solo es recomendado, sino que es la mejor practica de ingeniería, especialmente si ese equipo está diseñado con control de falla de arco. Cuando se comanda un cierre a un interruptor, esencialmente le estas dando a tu red la mejor oportunidad que tiene para ofrecer una operación confiable, rápida y segura.

Para cada gran regla hay una excepción. Es el caso de la re-conexión automática, la cual ofrece la asombrosa capacidad, con una simplicidad brutalmente efectiva. No obstante, hay ciertos días del año donde hay que tomar más precauciones. En la industria eléctrica, a menudo la toma de decisiones está altamente influenciada por la tensión causada por la diferencia de criterios entre los ingenieros y las directivas. Auto recierre es usualmente un escenario donde todos ganan, sin embargo, en días donde existe posibilidad de incendios forestales, este escenario, donde todos ganan, se puede convertir en algo riesgoso. Los ingenieros generalmente recibirán el apoyo de los ejecutivos con respecto al re-cierre, sin embargo, en días de incendios, un ingeniero comenzará a considerar que quizás un solo disparo a bloqueo es más que suficiente.

Después de los devastadores incendios forestales del Sábado Negro en el 2009 en Victoria, Australia, donde 173 personas perecieron trágicamente, mitigar el riesgo de incendios forestales es una prioridad en el diseño en las redes de distribución eléctrica en el país. Tras este evento, los reportes entregados por varias fuentes investigadoras indicaban que cuando se considera confiabilidad de red, recierre es la forma de actuar. Sin embargo, desde un punto de vista de mitigación de incendios forestales, el mejor consejo es suprimir el re-cierre. En la práctica, el mejor método es iniciar la supresión de funciones de re-cierre en los alimentadores localizados en las zonas, y durante los días, de alto riesgo de manera remota a través del sistema SCADA. Implementando la funcionalidad de re-cierre para los días restantes del año.

“A medida que más automatismos e inteligencia hacen parte de las redes de distribución, nuestros reconectadores evolucionan apropiadamente para responder a los requerimientos de la Red Inteligente del futuro”, comenta el Director Ejecutivo del Grupo NOJA Power. “Sin embargo, el simple re-cierre despeja el 90% de las fallas en redes áreas y sigue siendo uno de los medios más efectivos para incrementar confiabilidad en las redes aéreas de distribución de hoy en día”.

A la larga, el comportamiento del interruptor debe estar fundamentado en la confiabilidad y seguridad. Ese compromiso no debe consistir de una versión atenuada del producto original. Las mejores prácticas en la industria indican que el re-cierre debe ser el procedimiento base, validando el empleo de comunicación remota vía SCADA para suprimir los re-cierres, si se requiere mitigación de incendios forestales. No hay razón por la cual intimidarse por el arco y los efluvios eléctricos, cuando no hay riesgo de incendios forestales. Es válido emplear la fuerza y eficacia del re-cierre para suministrar la inercia necesaria a los elementos extraños en las líneas de distribución que ponen en riesgo la confiabilidad del suministro.

Es hora de recordar porque nuestros abuelos inventaron los Interruptores con esquemas de re-cierre y los Reconectadores Automáticos. Estos son la base de las redes de distribución, ya que promueven confiabilidad, permiten estrategias de mitigación de incendios y son asombrosamente rentables.